Centro de Estudios Locales de Andorra

ACTUALIDAD

La transición en Aragón. Política con denominación de origen.

Aragón ha sido la protagonista de la última conferencia de estas jornadas. Para hablarnos sobre las peculiaridades de nuestra transición hemos contado con la colaboración de Carlos Serrano Lacarra presentado, como en las anteriores ponencias, por Cristina Alquézar Villarroya.

 

 

Carlos nació en Zaragoza en 1969 y actualmente es gerente del  Rolde de Estudios Aragoneses, especialista en despoblación y aragonesismo y autor de “El aragonesismo en la Transición”, “Identidad y diversidad: escritos sobre Aragón” y de “El socialismo aragonés, entre la desobediencia territorial, el federalismo y el  posibilismo autonómico (1976-1983)”. Tras la presentación ha agradecido al CELAN que haya contado con él para desarrollar este tema y ha pasado a explicar el subtítulo de la conferencia: ¿por qué con denominación de origen? Según explica, la agenda política de Aragón estuvo marcada por la cuestión territorial general pero tuvo sus originalidades que la desmarcan, en algunos aspectos del conjunto español. De hecho se tienden a ver enfrentamientos por las cuestiones nacionalistas o autonómicas en comunidades como el País Vasco, en Cataluña, en Galicia o en menor medida en Andalucía y al resto como un bloque monolítico del que se desprenden “lascas”. No debemos perder de vista el marco general pero tampoco debemos obviar los acontecimientos que marcaron nuestra historia propia más reciente. Realizada la introducción Serrano ha planteado el devenir de los acontecimientos a través de un eje cronológico que se inicia en el año 1972 y acaba en 1983.

 

 

Ha empezado  remitiéndose al año 1972 en el que se llevaron a cabo una serie de acciones que explicaron el futuro inmediato. Para abrir boca el 1 de mayo el PCE (Partido Comunista de España), todavía sin legalizar, redacta en el artesanal periódico Ofensiva un “Manifiesto por Aragón” en el que se posiciona en contra del régimen centralista propio del franquismo. Ese mismo año las protestas estudiantiles empiezan a tomar forma frente a la dictadura y de hecho se llegaron a cerrar las facultades de Zaragoza. Por otro lado se publica el primer número de un emblemático periódico como va a ser Andalán, dirigido por Eloy Fernández Clemente, y considerado como la piedra angular de la recuperación de la identidad aragonesa. Los mismos  impulsores de esta prensa empezaron a publicar textos sobre nuestro pasado. Sirva de ejemplo el de José María Lacarra “Aragón en el pasado” o el de Eloy Fernández Clemente “Aragón Contemporáneo (1833-1936)” en editoriales de proyección nacional como son Espasa-Calpe o Siglo XXI de España Editores respectivamente. Para finalizar el 7 de octubre se celebró el I día de Aragón en el que participaron personalidades cercanas al régimen. Realmente no tuvo gran trascendencia y quedó en un hecho casi anecdótico pero sí que reveló, junto con los demás acontecimientos que algo se estaba fraguando.

En 1973 se siguen plantando las semillas del aragonesismo y así lo atestigua el Primer Encuentro de Música Popular en Aragón celebrado en noviembre en el Teatro Principal de Zaragoza. Allí se pudieron oír las voces de José Antonio Labordeta, Pilar Garzón, La Bullonera, Renaxer, Tierra Húmeda, Joaquín Carbonell y Tomás Bosque, cantautores que se convirtieron en el símbolo de la lucha antifranquista y de la canción protesta de nuestra tierra.

En 1974 se plantea el trasvase del Ebro y con él surge una gran oposición por parte de los aragoneses. El río cobra importancia como símbolo de desarrollo y como elemento vertebrador del territorio. La resistencia es unánime, incluso por parte de personajes cercanos al régimen como Hipólito Gómez de las Roces.

Este germen de la conciencia regional toma forma un año más tarde, en 1975, con la constitución de la Junta Democrática de Aragón que pronto redactaron un manifiesto a favor de la democracia y de la  autonomía.

Todos estos pasos indican que el aragonesismo cada vez está más despierto, viéndose con nitidez en la concentración celebrada en Caspe el 4 de julio de 1976 que conmemoró la redacción, 40 años atrás en 1936, y en la misma localidad el borrador del Estatuto de Autonomía para nuestra comunidad. Andalán ya había recorrido el camino del recuerdo y reavivado la reivindicación de un texto que no pudo ser debido al golpe de estado contra la II República.

Durante los años siguientes se fueron afianzando la democracia y también el borrador constitucional sobre el modelo territorial del estado. Las elecciones a Cortes Constituyentes de 1977 dió paso a una asamblea de parlamentarios con signo centrista muy moderado. Durante este tiempo se creó la CAIC (Candidatura Aragonesa Independiente de Centro) antecedente del PAR (Partido Aragonés Regionalista). Una vez redactada la Constitución, el estado de las autonomías se convierte en una cuestión fundamental de la transición. En Aragón se inician los acuerdos de preautonomía. Se instaura la Diputación General de Aragón (D.G.A.), se institucionaliza el 23 de abril como el día de la comunidad y empieza un gran movimiento en torno a este nuevo modelo de gestión territorial.

Las elecciones a Ayuntamientos de 1979 supone la puesta en marcha de la democracia en la calle y se sienten las políticas de cercanía. Pero por otro lado el proceso autonómico se complica. Desde Madrid temen que se les vaya de las manos. En Aragón, Juan Antonio Bolea Foradada de UCD se va a rebelar contra su formación, Sainz de Varanda intentó desmarcarse del PSOE-PSA. Se empezó a acusar al proceso de opaco y poco dinámico. Así llegamos al golpe de estado de 1981. Tras este grave acontecimiento se aceleraron los trámites hacia las autonomías que vieron la luz un año más tarde.

 

 

1983 se marca como el final de la Transición. Se convocaron elecciones autonómicas, ganó el PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y quedó al descubierto el descalabro de UCD. El PSA (Partido Socialista Aragonés) se disolvió ese mismo año aunque parte de sus representantes acabaron formando parte del gobierno autonómico militando en otros partidos. Por otro lado surgieron formaciones políticas a la derecha sobre todo regionalista como el PAR (Partido Aragonés Regionalista) o hacia la izquierda como la Chunta Aragonesista.

La conferencia ha terminado abundando en la idea de la originalidad de nuestra historia más reciente dejando claro que la cuestión autonómica fue común para toda España. El turno de preguntas ha servido para aclarar el origen de los partidos políticos como el PAR o las consecuencias de la Asamblea Autonomista que englobaba a partidos de izquierdas con  sello aragonés y que tuvieron una gran presencia en todas las concentraciones con rasgos independentistas como las de Caspe o Canfranc.

Finalmente Cristina Alquézar nos ha animado a acudir a la mesa redonda del último día comentando sobre todo la importancia del libro que se va a publicar sobre la transición, especialmente la de Aragón.

 

Texto: Beatriz Ara Comín

Fotos: Rosa Pérez

 

  • Creado el

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

ESTATUTOS

Actas de las asambleas de socios

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL