Centro de Estudios Locales de Andorra

EncicloCELAN

Los tejeros

tejeros 1El oficio tradicional de tejero tomaba su nombre de las piezas que más comúnmente fabricaban, las tejas, aunque en la tejería también se hacían otras piezas como ladrillos y baldosas, todo ello de barro cocido.

En Andorra, antes de 1936, trabajaban cinco tejerías. Tres eran de los hermanos Capapé: Joaquín, Gregorio y Faustino, que las habían heredado de su padre, aunque más adelante se separaron. Las otras dos eran la del tío Paco, cuyo encargado era el tío Fabregat (que no era de Andorra) y la del tío Rial, un hombre de Alcorisa que se casó con una andorrana y puso otra tejería en Andorra. Tras la guerra solamente quedaron la de Faustino, que cogió su hijo Ángel, y la de Joaquín, que se la quedó el tío Mariano, el Tejero.

 

Los nietos de Faustino Capapé, David y Francisca Pariente Capapé, explicaban en una entrevista (a la que se puede acceder desde la bibliografía abajo citada) publicada en 2007 en el BCI (Boletín de Cultura e Información) los detalles del oficio de su abuelo.

Las antiguas tejerías eran un complemento a la economía familiar, nadie vivía únicamente de eso, ya que solo funcionaban con el buen tiempo, sobre todo en verano. En ellas trabajaban tres o cuatro personas, todas de la familia.


En las tejerías de antes de la guerra, cada tejero tenía su terrero, que así se llamaba el sitio de donde sacaban las arcillas, y que pertenecía al municipio. Una vez allí se trabajaba el terreno a mano, a pico y pala, dejaban que se esponjara la arcilla y la transportaban a la tejería, ya en la tejería la machacaban y la echaban a una pila de medio metro de alta por 2,50 de larga y 1 de ancha y allí la pasaban por una zaranda (criba), no la amasaban porque ella sola se ameraba en la pila. La arcilla no debía tener piedras, ya que entonces no era buena y estropeaba las tejas, que se rompían al cocerlas.

Una vez amerada, se iba sacando y se llevaba al cubierto donde se hacían las tejas, baldosas y ladrillos. En el cubierto estaba la mesa para trabajar, que era de madera, pero con una chapa de zinc para que no se pegara la arcilla, también le echaban cenizas encima para lo mismo. Con la mano cogían la arcilla y la echaban en un molde; más tarde la llevaban a la era, la sacaban del molde y la tendían. Esto lo solían hacer por la mañana y después de comer ponían las tejas derechas para que se secaran del todo, aunque ya estaban medio secas. Después se cogían de cuatro en cuatro y en línea se echaban al cubierto, donde las ponían empaquetadas, y más tarde se metían al horno. El horno tenía de luz más o menos 2,50 m y de alto unos 3 m y aunque había alguno redondo, casi todos eran cuadrados. Éstos no tenían chimenea.

Metían las tejas en línea alrededor y después ponían encima los ladrillos y las baldosas y, aunque las tejas no estaban cocidas, ni se rompían ni se chafaban, ya que se habían puesto a secar un poco en la era. El material no tenía marcas, pero tanto los tejeros como los compradores distinguían las piezas por la calidad de la arcilla, que era diferente.


Cuando ya estaba lleno el horno con las tejas, los ladrillos y las baldosas, lo cerraban con una loseta o placa y cubrían las junturas con arcilla y así estaban dos días con sus dos noches echando cargas de leña, se relevaban dos hombres para vigilar que el horno no se apagara y para evitar que el fuego fuera demasiado fuerte porque entonces las piezas salían negras y, si el horno alcanzaba una temperatura demasiado alta, el material se rajaba. Cuando se abría, se tardaba entre ocho y diez días a que todo el material se hubiese enfriado.

Bibliografía

  • Cañada Giner, Ángel, Vida y trabajos en la Andorra de antaño, Andorra, CELAN, 2007.
  • Cañada Giner, Ángel, Diccionario enciclopédico de la vida rural de Andorra, Andorra, CELAN-Ayto. de Andorra, 2015.
  • Tejedor, M.ª José y Villarroya, Pilar, “Los tejeros”, BCI (Boletín de Cultura e Información) n.º 14, Andorra, CELAN, 2007.

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

ESTATUTOS

Actas de las asambleas de socios

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL