Centro de Estudios Locales de Andorra

EncicloCELAN

Vegetación de la comarca

mapa vegetacionLa vegetación de la comarca Andorra-Sierra de Arcos es de tipo mediterráneo, aunque modificada por factores físico-ambientales que le otorgan peculiaridad: clima continental,
relieve, suelos y, sobre todo, la importante intervención humana. A su vez, presenta dos pisos bioclimáticos: el mesomediterráneo, hasta los 700-800 m de altura y el supramediterráneo por encima de los 800-900 m.

Es el primero el que cuenta en nuestra comarca con una mayor representación y donde la vegetación aparece condicionada
por precipitaciones escasas (400-500 mm), suelos pobres y una
importante sequía estival.

A nuestra zona corresponden: el bosque seco mixto de pino carrasco y coscoja, entre 400-700 m , representando la casi
totalidad de la comarca; la zona de encinar entre 700-900 m y, por encima, quejigares y pinares de montaña característicos de la Sierra de Ejulve. Podemos ver un reducto de bosque potencial entre Gargallo y Ejulve, que combina pinar, encinar y quejigal.
Actualmente encontramos campos de cultivo: cereal, olivos y almendros, otros abandonados, reducidas zonas de bosque, la mayor parte de repoblación, y una gran superficie cubierta por un matorral de degradación. Aparece una importante modificación del paisaje ocasionada por las actividades extractivas a cielo abierto.
Y adaptada a los diversos hábitats: vegetación de ribera, rupícola, fontinal…

 

La composición de los bosques está dominada por las coníferas, desde el pino carrasco (Pinus halepensis) en las zonas bajas y soleadas hasta el pino silvestre (Pinus sylvestris) en las zonas más altas como Majalinos; pasando por el pino laricio o negral (Pinus nigra subsp. salzmannii) en la sierra de Ejulve y el pino rodeno (Pinus pinaster) en suelos de naturaleza ácida de Gargallo o Estercuel. Destacan también los bosques de encinas o carrascas (Quercus ilex), como los de la muela de Gargallo-Crivillén, mezcladas en umbrías con quejigo (Quercus faginea) o rebollos (Quercus pirenaica), como sucede en el barranco del Muro en Ejulve. La coscoja (Quercus coccifera) forma pequeños bosques y acompaña a árboles y arbustos en zonas más bajas, cálidas y secas, con suelos pobres. En el sur de la comarca, hacia la sierra, abundan las formaciones vegetales dominadas por enebros (Juniperus oxycedrus, Juniperus communis y Juniperus phoenicea). También están presentes, pero en mucha menor medida, la sabina albar (Juniperus thurifera) y la rastrera (Juniperus sabina), siendo esta última muy escasa en los altos de Majalinos y en la sierra del Señor. Completan las formaciones boscosas los sotos asociados a ríos y arroyos, formados por chopos, álamos y varias especies de sauces y fresnos.

 

Los matorrales están extendidos por toda la comarca, y se componen principalmente de romeros y aliagas, acompañados por tomillos, salvias, espliegos y ajedreas. Mucho más localizados están los jarales, asociados a suelos ácidos y compuestos por varias especies de jaras y brecina, y más generalizada las bochas y, en zonas altas, erizones o asiento de pastor, frecuente al sur de la comarca. En las zonas más altas de Majalinos se encuentran especies bien adaptadas a los ambientes rigurosos de montaña, como Anthyllis montana subsp. hispanica, Astragalus sempervirens subsp. muticus y la pedregüela (Thymus leptophyllus subsp. paui).

También se pueden encontrar, de forma localizada y escasa, acebos, tilos, tejos y avellanos. Hay una serie de taxones exigentes en humedad y temperatura, que ocupan umbrías a cierta altitud, entre los que destacan el teucrio de los Pirineos, Ranunculus aduncus, Campanula hispanica, Vicia pyrenaica, o menos exigentes, como la peonia y el lavandín (Lavandula hybrida).

Entre las plantas rupícolas o fisurícolas adaptadas a vivir en roquedos y gleras inestables, destacan las que se encuentran en el barranco del Mortero, en Alacón, como el té de roca, los zapaticos de la Virgen, Hieracium aragonense, Erinus alpinus subsp. hispanicus y otras de gran interés provincial como Arenaria modesta, Valerianella eriocarpa o Biscutella turolensis.

 

Por último, en la comarca también se pueden encontrar otras plantas más comunes como latoneros, olmos, higueras, moreras, espinos negros y aladiernos, en zonas secas y bajas; y azorollos, majuelos, guillomos, gayubas, cornicabras, cornejos y pudios en zonas más frescas.

 

Se puede ampliar información sobre los principales ecosistemas de la comarca: monte mediterráneo, roquedos, cursos fluviales y zonas húmedas, estepa cerealista y bosques de montaña en La Contornada (cuaderno comarcano n.º 1)

 

ANEXO 1. Fichas informativas de algunas de estas plantas con dibujos de Olga Estrada Clavería

 

aladierno cuernicabra guillomo
Aladierno: arbusto al que le gusta vivir en lugares pedregosos, húmedos y con sombra. Las hojas pueden recordar a las de la coscoja de la que se diferencia claramente en las flores, muy pequeñas, y en los frutos, rojos globosos que al madurar se vuelven negruzcos. Cornicabra: A este arbusto de hoja caduca se le llama así por las agallas que un insecto produce en él en forma de cuerno de cabra. En otoño es inconfundible por el color carmín de sus hojas. Tiene propiedades aromáticas y medicinales. Guillomo: arbusto de tronco tortuoso y con la corteza pardo-rojiza. Las hojas son simples, caducas y alternas, finamente aserradas. Las flores salen en racimos y sus frutos son comestibles. Antiguamente, en algunos lugares, se empleaba para hacer escobas de barrer las eras.
gayuba rebollo rama de rebolloRama de rebollo
Gayuba: arbusto rastrero muy ramificado, con hojas perennes, brillantes y coriáceas de color verde

oscuro. Flores en racimo rosadas, acampanadas y colgantes. Frutos redondos, rojos y brillantes con mucho hueso. Comestibles. Florece entre abril y junio.

Rebollo: árbol esbelto de hojas caducas, que permanecen en las ramas hasta bien entrada la primavera, cuando brotan las nuevas. Corteza muy agrietada y rugosa. Su fruto son las bellotas. En invierno se puede ver decorado por bolas de corcho, agallas beige claro, tamaño de un pitón y agallones marrón oscuro, más grandes; son originados por la puesta de huevos de pequeños insectos en las yemas. Al llegar el buen tiempo, el insecto desarrollado taladra la agalla y sale al exterior abandonando su perfecta incubadora.

 

Bibliografía

  • Viernes, 07 Febrero 2020

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

ESTATUTOS

Actas de las asambleas de socios

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL