Centro de Estudios Locales de Andorra

ACTUALIDAD

  • Inicio
  • Actualidad
  • Mesa redonda en Andorra, preludio de los Premios Simón de la ACA.

Mesa redonda en Andorra, preludio de los Premios Simón de la ACA.

La Academia del Cine Aragonés (ACA) organizó una mesa redonda protagonizada por alguna de las personas premiadas con el Simón de Honor, galardón honorífico, de las ediciones anteriores: María José Moreno, actriz, Simón de Honor 2017; Fernando Esteso, actor, premiado en 2016; Luisa Gavasa, actriz, Simón de Honor 2020 y Alicia Salvador, viuda del productor y guionista Eduardo Ducay, Simón de Honor 2014. Otros premiados con este reconocimiento estuvieron presentes virtualmente. 
 
 
Margarita Santos, concejala de cultura, dio la bienvenida en representación del Ayuntamiento de Andorra, valorando la colaboración con la Academia del Cine Aragonés (ACA) y la DPT para celebrar la gala de los Premios Simón 2021 en Andorra y las actividades desarrolladas desde marzo. 
 
 
El director de la Academia, Jesús Marco, comentó que era la primera vez que la gala salía fuera de Zaragoza, congratulándose por ello.
Roberto Sánchez fue el dinamizador de la mesa redonda. Explicó la significación de los Premios Simón de Honor, muestra de la potencia aragonesa del cine, desde Segundo de Chomón, los hermanos Gimeno y otros grandes creadores y aportación aragonesa a la industria y el arte del cine. Hizo un pequeño recorrido con soporte visual por todos los premiados a lo largo de las distintas ediciones. 
Comenzó con Luis Alegre (Simón de Honor 2012) del que destacó su capacidad de relación con todos los actores españoles, definiéndolo como pegamento y cohesión. Luis mandó un saludo por vídeo recordando lo especialmente feliz y querido que se sintió al recibirlo.
 
 
En 2013 lo recibió Carlos Saura, el presentador hizo referencia a La Caza, una de sus primeras películas y la dedicada a la jota, una de sus últimas obras. 
 
En 2014, el homenajeado fue Eduardo Ducay, zaragozano que hizo cine donde podía hacerse, que estuvo detrás de Tristana, La Regenta, como productor, destacando su labor como intelectual, generador de un vivero cultural en torno al cine Cruz, escritor cinematográfico, con estudios muy profundos y que debería ser más reconocido.
Su viuda, Alicia Salvador, agradeció la invitación a la mesa… “Eduardo está presente” y recordó cómo el Simón de Honor, la estatuilla, lo vigilaba desde la mesa de trabajo. 
 
En 2015 lo recibió Antón García Abril, compositor de música clásica y de bandas sonoras tan recordadas como El hombre y la tierra, Los Santos Inocentes, por ser la música parte fundamental del cine. “También el cine mudo tenía música, y en directo”.
 
La quinta edición, en 2016, el galardonado fue Fernando Esteso, quien ha buscado en la interpretación cinematográfica la excelencia y recordó Los bingueros, Torrente 4 ó la reciente Incierta Gloria. Fernando intervino recordando el valor que le dio al premio “después de tantos años trabajando en los escenarios de mi tierra” e hizo una referencia a Andorra cuando actuando en la plaza de toros se fue la luz y le salvó la jota del Pastor de Andorra “Tendí una manta en el campo…”, jota que interpretó con su buena voz.
 
En 2017 el premio fue a una actriz con trayectoria en teatro y cine, colaboradora con los cortometrajistas, algo que agradece la Academia, María José Moreno, a quien ubicó el presentador a finales de los 60, por las colaboraciones con Maenza y otros cineastas “malditos” que han quedado en el olvido, combativos en lo formal y en los contenidos. “En los 60 éramos todos malditos”, respondió María José, “mucha gente desapareció, otros también y luego reaparecimos”. “Ayer mismo me mandó un muchacho un guión estupendo; trabajar con gente joven da mucho ánimo, es una frescura que necesitas, es de agradecer”. Y terminó su intervención diciendo: “Recibí el premio con mucho afecto, reivindicando el aprovechamiento de los recursos de la tierra, lo mismo que reivindico ahora”.
 
Gabriel Latorre, Simón de Honor en 2018, con trayectoria de trabajo en series de televisión, cine, radio, con pequeños papeles pero muy potentes, voz en of de la película de animación de Buñuel El Laberinto de las tortugas, se dirigió al público a través de un vídeo deseando al público disfrutar de la Gala. 
 
Félix Zapatero es un grande del cine y la televisión, Simón de Honor 2019, conocido por creaciones como Oregón Televisión, Las aventuras del barón Münchausen, sus trabajos con Ridley Scott; director de casting de muchos títulos.
 
 
En 2020 el Simón de Honor fue para Luisa Gavasa, definida por el presentador como “Rasmia”, que ha vuelto al teatro que nunca dejó y que en el cine ha dado muestras de solidez. Al preguntarle si cine o teatro, Luisa contestó: “Prefiero el personaje”. Con María José hablaron de hace 22 años, cuando si querías ser actriz profesional había que irse, no por hacer carrera sino para ejercer una profesión “de la que me enamoré como una loca”.
 
En 2021 el Simón de Honor es para Pedro Aguaviva, cineasta independiente que decidió quedarse y trabajar aquí a un nivel no profesional porque no cobraba, pero sí por el acabado, su exigencia con los autores, su gran capacidad para desarrollar documentales. “Se ha hecho justicia con el cine independiente (…) Muy buen técnico, como nuestro Segundo de Chomón, tiene colgado todo en la red porque ha seguido siempre en la vanguardia de las tecnologías”. 
Pedro contestó por vídeo: “Me siento muy honrado por pertenecer a este grupo de los Simón de Honor, del que se puede presumir”. 
 
Tras este recorrido por los Simón de Honor, se estableció un pequeño debate sobre si existe un cine aragonés o son aragoneses que hacen cine, interviniendo desde la mesa para plantear que el número de creadores aragoneses es muy amplio. María José opinó que sí que hay un gen aragonés pero no hay cine aragonés, hay muchos aragoneses que les encantaría hacer más cine. Coincidieron los miembros de la mesa en que haría falta más inversión de las instituciones en arte, cultura, cine, pero no se plantea si más o menos, sino invertir mejor, con la vista puesta a medio y largo plazo; las subvenciones no son la solución, tendría que hacer un sello de identidad y hay muchos recursos desperdiciados. Luisa recordó que el cine es una industria que a veces no se considera  como tal. Fernando habló del desamor por el cine, cuando el cine es fiel reflejo de la sociedad… “hay que cuidar la industria, se hace buen cine, hay que entrar en las salas y no estar todo el tiempo viendo series que son todas iguales”.
 
También se planteó la tarea de producción. Alicia recordó a Eduardo, que tardó en sacar adelante Tristana entre 7 y 10 años, después del escándalo de Viridiana (1961) cuando pese a que se quería dar otra imagen en el exterior, no daban el pase a Buñuel… Eduardo fue un productor que amó el cine y que luchó por él; aunque estudió dirección, fue productor, el que monta un proyecto y se encarga de buscar el dinero. “Hay películas que son del productor, por ejemplo El bosque animado”.
Se dio la palabra al público quien le preguntó a Fernando por sus referentes en la comedia; Luisa dio un consejo “Soledad de corredor de fondo y humildad… nunca llegas a ninguna parte, siempre estás en el recorrido”. Coincidió con los demás en que siendo actriz puedes ser santa, reina, loca, puta, mala, cualquier oficio del mundo… y que aprendes tolerancia porque tienes que querer al personaje que interpretas, por muy asesino que sea; aprendes a comprender, ver distintos puntos de vista desde distintas situaciones. 
Y a la pregunta de si se llevan bien los actores, María José contestó contundente: “Es muy duro repartir la miseria”.
 
El moderador agradeció la participación y el director de la Academia cerró el acto, pidiéndole a Fernando cantar una jota. “¡Tú te has ido, ya la he cantado!, fue la respuesta acompañada por risas del público… pero cantó otra jota.
Los participantes en la mesa recibieron como agradecimiento la escultura de la Academia, el ojo de Buñuel, la C de cine y la A de Aragón y un lote de productos de la tierra entregados por el Ayuntamiento. 
 
Una agradable mesa redonda, para reconocer el talento del cine. 
 
Texto: Redacción. Fotos: Gaspar Ferrer.
  • Creado el

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

ESTATUTOS

Actas de las asambleas de socios

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL