Centro de Estudios Locales de Andorra

ACTUALIDAD

Ha muerto Purificación Atrián Jordán.

Deja huella en nuestra comarca especialmente por sus excavaciones en El Castelillo de Alloza. Hemos pedido a nuestra socia y colaboradora, Montse Martínez, unas palabras con las que nos despedimos de ella agradeciendo su trayectoria personal y profesional, todo un referente.
 
EL RASTRO DE PURIFICACIÓN ATRIÁN, ARQUEÓLOGA
Llevo desde principio de la mañana con la oreja pegada al teléfono. Amigos, colegas, antiguos alumnos míos, todos me han llamado para decirme que Purificación Atrián Jordán, Pura para todos, ya se nos ha marchado definitivamente.
Con todo en caliente, dejo atrás esas necrológicas frías, que cuentan los logros profesionales de la persona, para plasmar la experiencia personal, cómo viví a Pura Atrián, desde mis tiempos de joven estudiante. Lo que hizo, aparece ya en la prensa provincial y regional. Y, por otra parte, ese Museo Provincial que tanto honra a la cultura turolense, ya predica sus méritos. Ahora quiero glosar a esa Pura amiga, propiciadora y abierta hacia todo el que acudía a ella, buscando ayuda en sus estudios o en sus investigaciones.
Diré que orienté mis estudios hacia la Historia Antigua y la Arqueología por mi padre y por Pura. El uno, hablándome desde mi niñez de mitos, historias, piedras y paisajes. La otra, viéndola trabajar en las estrechuras de la planta baja y primer piso de la Biblioteca Provincial, donde se alojaba la colección embrionaria del actual Museo. Yo iba para historiadora del arte, pero Pura me cambió la idea. Luego, los veranos excavando en el Alto Chacón de Teruel y los cursos organizados por el Instituto de Estudios Turolenses, durante el mandato del Profesor Martín Almagro, asentaron mi opción por la Historia Antigua.
Conocedora de la provincia de Teruel, la recorrí con ella y con su marido, Miguel Ángel, buscando cacharros, preguntando a los campesinos, visitando yacimientos. En el camino, me contaba el amor por el campo de una capitalina que se iba a pescar y a cazar con su padre. Sus primeras excavaciones, pico, pala, viaje en autobús, atuendo cómodo y pantalones, que llamaban la atención de todos; sus estancias en pueblos, alojándose en las casas particulares. Sus experiencias en el yacimiento de El Castelillo de Alloza, yendo al yacimiento aprovechando el transporte de los mineros, en una camioneta, de buena mañana; su alojamiento en casa de Agustín, el cartero de Alloza, que luego se convirtió en un buen colaborador para las tareas extractivas del trabajo de campo. Agustín, que estuvo presente en la primera campaña de La Guardia, de Alcorisa, donde yo trabajé junto a Pura, en mi primera excavación, el año en que me licencié en la Universidad de Valencia.  En Frías de Albarracín, en los alfares romanos de Bronchales y en otros puntos de la provincia. Sencilla, con buen humor, nos relataba, mientras excavábamos los veranos en el Alto Chacón de Teruel, miles de anécdotas con los campesinos, con el equipo de trabajadores que llevaba. Nosotros, jóvenes estudiantes, nos quedábamos boquiabiertos cuando nos narraba la visita que hizo a las pinturas rupestres de Alacón un famoso Gordon Childe, prehistoriador del que uno de sus libros nos lo puso en la facultad, como lectura obligatoria, el profesor Tarradell. Ella confiaba en todos los que estábamos a su alrededor y, como cuenta Jaime Vicente, actual director del Museo, algunos se fueron incorporando a sus trabajos hasta quedarse de manera permanente como conservadores o restauradores y, a su jubilación, responsables del Museo de Teruel. 
Una faceta importante fue la facilidad que tenía para detectar piezas interesantes, en el ámbito de la etnografía: ese bebedor de gallinas que veía en un pueblo y era una pieza de cerámica mudéjar; ese picaporte o llamador oxidado que encontraba en alguna puerta desvencijada; esas negociaciones con algún que otro chamarilero que aparecía por el museo ofreciendo algunas piezas. Recordaré un pasaje de “traca”, cuando un individuo se presentó con una gran orza de cerámica mudéjar, impregnada de yeso y con mal aspecto. Pura captó al momento la importancia de la pieza –ahora está expuesta en la colección permanente del museo- y tenía que convencer a la persona para que dicha vasija se quedara en el museo. Nosotros, testigos del hecho, recibimos una buena lección de maestría en la dialéctica de la negociación.
Era una mujer muy discreta, no presumía para nada de su estatus. Sin ruido, fue testigo de que la mujer podía ser conductora de proyectos e iniciativas importantes para la ciudad y la provincia. Se manejaba con holgura para defender su trabajo y propuestas en un mundo masculino, cuando tenía que dirigirse a los diputados de cultura de la Diputación Provincial, patrona del Museo. Siempre recordaré lo que tuvo que discutir para que se aprobara un humilde presupuesto para restaurar la vasija de plata bellamente decorada, de la época de la taifa medieval de Albarracín, encontrada, chafada en la pared de un huerto. Hoy esa pieza posee un reconocimiento y proyección internacional, por su valor artístico y singularidad. 
Y qué decir más. Un día me dijo que no quería morirse hasta cumplir uno de sus deseos: subir en globo. Y esta viajera impenitente, pescadora, fotógrafa, “refitolera” de los rincones de los pueblos, lo consiguió. Ahora, ya estará hurgando por otros parajes, quién sabe, para alimentar su maravillosa curiosidad por todo. 

 
En la  Revista de Andorra número 13, en la sección Biografías y ensayos, se incluyó el artículo: Purificación Atrián y El Castelillo de Alloza, escrito por Montserrat Martínez González. Añadimos el enlace, una buena forma de recordarla. 
 
Texto: Montserrat Martínez. Fotos del Archivo Fotográfico del Museo de Teruel que acompañaron el artículo citado en RdA nº 13. 
 
  • Creado el

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

ESTATUTOS

Actas de las asambleas de socios

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL