Centro de Estudios Locales de Andorra

ACTUALIDAD

Viaje CELAN, a Huesca

Todo empezó a raíz de la exposición en el CDAN: Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra, una exposición que reflexiona sobre la historia de la minería y el impacto de la industria minera en la tierra, el paisaje, el medio ambiente y la sociedad. Nos pareció que merecía la pena una visita y que podíamos completarla con una visita guiada por Huesca, San Pedro el Viejo, la Catedral y el Ayuntamiento. Dicho y hecho, ¡viaje CELAN a la vista!
Luis, nuestro guía, nos espera en la puerta de la oficina de turismo, en la plaza López Allué y nos va contando de una forma amena, lo más relevante; 55.000 habitantes, 500 metros sobre el nivel del mar y rica en pasado; la ciudad conserva, en sus museos y calles, restos arqueológicos y monumentos de las sucesivas etapas históricas (neolítico, edades del bronce y hierro, épocas prerromana, romana, visigoda e islámica y edades media, moderna y contemporánea).
 
El nombre de la ciudad, Bolskan para los íberos que tienen ceca (acuñaron la moneda con el jinete, cuya figura permanece en la actualidad en el escudo de la ciudad); Osca para los romanos, siendo con Quinto Sertorio la Roma de la península ibérica, una urbe con muralla en todo su perímetro, de forma ovalada o almendrada, cursus semicircular (el coso alto y bajo) con la famosa Universidad Sertoriana y la creación del municipio romano, con el título Urbs Victrix Osca (Huesca, Ciudad Victoriosa). En el escudo de Huesca figura el reverso de las monedas que Osca acuñó con los emperadores Augusto, Tiberio y Calígula.
Wasqa es musulmana en 711, (hasta el siglo XI) con 99 torres y 80 minaretes; junto con Bolea, lo más septentrional del califato. Siendo ciudad de frontera, Wasqa construyó en el siglo IX una nueva y poderosa muralla, que constituye el principal testimonio de su pasado islámico.
Tras la conquista de Wasqa en 1096 por el rey Pedro I de Aragón, en la batalla de Alcoraz, en la que el ejército cristiano salió victorioso, con la "ayuda" de San Jorge, la ciudad mantuvo durante el siglo XII relaciones muy estrechas con los monarcas aragoneses. En Huesca se enterraron dos reyes (Alfonso I el Batallador en el castillo de Montearagón y Ramiro II el Monje en el monasterio de San Pedro el Viejo). En Huesca nacieron tres reyes (la reina Petronila; su hijo Alfonso II, primer monarca de la Corona de Aragón; y el hijo de este, Pedro II). Ramiro II el Monje es, además, el protagonista de la más conocida leyenda oscense, la Campana de Huesca. Alfonso II, por último, construyó un gran palacio real, del que se conservan varias estancias (hoy Museo Arqueológico Provincial).
El último gran hito de la vinculación de la ciudad con los reyes de Aragón son las Cortes de Huesca de 1247, celebradas por Jaime I el Conquistador. De estas Cortes salió la primera compilación oficial de fueros de Aragón, base de todo el derecho aragonés posterior.
De época medieval data la iglesia y claustros románicos de San Pedro el Viejo y la Catedral, de estilo gótico. Al mismo tiempo, fue creada la Universidad de Huesca (1354, suprimida en 1845).
El renacimiento se muestra en Huesca en edificios como el de la Casa Consistorial, y en el retablo de la Catedral, soberbia obra escultórica realizada en alabastro por Damián Forment.
 
Esos serán los tres monumentos que visitaremos: San Pedro el Viejo, la Catedral y el Ayuntamiento… y nos queda para otra vez muchas cosas para ver, entre otras, en la misma plaza de la que salimos, la tienda de ultramarinos La Confianza, la tienda más antigua de España y Europa, de 1871, decorada por León Abadía en 1872. 
 
Iglesia de San Pedro El Viejo.

 
Fue templo romano, posteriormente visigodo, luego mozárabe y finalmente románico. 
A raíz de la conquista de Huesca por el Rey Pedro I tras la batalla del Alcoraz (1096), donó el templo al monasterio francés de San Ponce de Tomeras convirtiéndose en monasterio benedictino y siendo acometidas las reformas necesarias para adaptarlo a tal fin. Es por ello que en 1117 se derribó casi toda la obra mozárabe para edificar el monasterio adaptado a los cánones dominantes en el momento siguiendo la ideología y la estética cluniacenses. Esta es la obra, que con las abundantes modificaciones y deterioros posteriores, ha llegado hasta hoy.

 
La edificación es una iglesia de planta basilical de tres naves rematadas en sendos ábsides de tambor. En el crucero, por delante del altar mayor, se sitúa un cimborrio de crucería tardorrománica, datado en el S XIII.
La torre, adosada al primer tramo norte de la nave, data del XIII. En su zona inferior, se ubica la capilla de San Ponce de Tomeras, comunicada con el interior del templo, y recientemente restaurada.
Edificaciones circundantes han asfixiado el monasterio privándolo de su perspectiva; condenando su portada de poniente y ocultando su cabecera y el lado occidental del claustro, aunque en las sucesivas restauraciones se están liberando elementos. 
El acceso al templo se realiza a través de la Plaza de San Pedro mediante pórtico, en un cuerpo ligeramente adelantado en el muro norte. Es de arco de medio punto decorada con tres arquivoltas con bezante, palmetas y ajedrezado jaqués sucesivamente. El crismón trinitario de la entrada es impresionante aunque no nos queda claro cuál era la situación inicial de ellos, ya que hay varios por el edificio. Sujeto por dos ángeles de gran belleza, elemento común en las iglesias románicas aragonesas, indica la perfección (el círculo) y es el monograma de Cristo, que aquí se acompaña de las letras alfa y omega, primera y final del alfabeto griego, en referencia a un Cristo que es el Principio y Fin de todas las cosas.
En el interior, que en origen sería policromado, quedan restos donde estaba el órgano, ya que no se movió para encalarlo… David, Goliat y Saúl son los personajes de las pinturas francogóticas del siglo XIII. La sillería del coro es de 1506.
El claustro, románico, de 1149, se sitúa al costado sur de la iglesia; conservando en su extremo sureste la capilla de San Bartolomé, único vestigio del templo mozárabe, hoy en funciones de Panteón Real (se encuentran los restos de los reyes Alfonso I “El Batallador” y Ramiro II “El Monje”, autor de la cruenta leyenda medieval de La Campana de Huesca).
Declarado Monumento Nacional en 1885, es un puro exponente del románico aragonés. Sobresalen los labrados capiteles románicos, 18 originales y el resto hasta 38 fieles reproducciones realizadas en el XIX, de los originales románicos. Representan la vida de Jesucristo, además de otros motivos históricos o alegóricos, destacando el denominado “capitel de la bailarina”, de un movimiento absolutamente inusual para la época de realización y que según nos dice el guía representaba a Salomé y era la lujuria (pelo largo, suelto, ondulado), acompañada de Piscis y Sagitario, el bien contra el mal. 
En una zona del claustro, Santiago Ramón y Cajal tuvo su estudio fotográfico. Hay sarcófagos de monjes y personas pudientes que se enterraban allí aportando su dinero al templo. 
 
LA CATEDRAL DE HUESCA

 
Ubicada en el punto más alto, el lugar del poder (político y religioso). 
Templo gótico levantado sobre el emplazamiento de la antigua mezquita mayor musulmana y mandado construir por Jaime I el Conquistador en 1273. La portada se halla profusamente esculpida y protegida por un gran alero típico aragonés tallado de madera incorporado en el siglo XVI. Muestra diferentes estilos gótico primitivo en su parte inferior (XIII) y flamígero en la superior (XVI). Destaca la fachada por su espléndida decoración, coronada por pináculos. La puerta principal posee siete arcos ojivales, cubiertos de esculturas. En el tímpano vemos las imágenes de la Virgen y el Niño, los tres Reyes Magos caracterizados en las tres edades (juventud mirando hacia adelante, edad mediana mirando hacia atrás y vejez mirando hacia arriba). Presenta una serie de escudos dobles: el de Huesca con la corona de dos puntas/Salto de Roldán, el de la familia Azlor, luego Lastanosa y el de Aragón con las barras. Los apóstoles no son 12 sino 14 porque se añade San Lorenzo y San Vicente y San Juan Bautista en lugar de Judas. 
La Catedral posee tres naves de cuatro tramos, transepto y cabecera con cinco capillas, crucero y ábside. La torre de la fachada es de base cuadrada y remate octogonal. 
El conjunto interior tiene una atmósfera diáfana. Las naves laterales, de menor altura que la central, albergan 14 capillas. Una de las más destacadas es la capilla del Rosario que alberga un retablo gótico, desde la que se accede a la sacristía vieja, y de ésta al archivo catedralicio que guarda libros incunables de los siglos XI al XVI. Son interesantes también las capillas de Lastanosa- mecenas de Baltasar Gracián - y del Santo Cristo de los Milagros. El Altar Mayor acoge un retablo renacentista de gran belleza (1520 y 1534), obra maestra esculpida en alabastro de Gelsa y Escatrón por Damián Forment en el que se representa la Pasión de Cristo. Una escultura lateral es el propio artista y en el extremo opuesto está su hija Úrsula, que parece que era también escultora. En una de las capillas está la vidriera original, renacentista, que la bajaron para restaurarla y se quedó allí para poder ser contemplada. 

 
Visitamos el Museo Diocesano que está instalado en el antiguo Claustro y Palacio Episcopal. Lo componen las salas de orfebrería, en la antigua Sala Capitular, a los pies del templo, y las de pintura y escultura medieval, renacentista y barroco, en el claustro y la Parroquieta. Contiene una de las mejores colecciones de arte sacro de Aragón. 
En las salas de orfebrería se exponen importantes obras como las tres arquetas relicario procedentes de Limoges, el retablo de Nuestra Señora de Salas del siglo XIV o una serie de cruces procesionales, cálices, custodias navetas, cantorales... propios de la liturgia cristiana. Las salas de arte medieval, en los claustros románico y gótico, exhiben obras altoaragonesas de los siglos XIII, XIV y XV que permiten visualizar las diferentes tendencias pictóricas a lo largo de la Edad Media en este territorio, destacando entre otras piezas el retablo de la Coronación de la Virgen de Pedro de Zuera o las tablas del retablo de Pallaruelo de Monegros firmadas por Martín Soria. Finalmente, la Parroquieta alberga las colecciones de Renacimiento y Barroco. Ocupando un lugar privilegiado se encuentra el retablo de la Abadía de Montearagón de Gil de Morlanes. También se pueden ver pinturas de Jusepe Martínez, Vicente Berdusán, los Bayeu, Luzán y Luis Muñoz.
La torre-campanario -iniciada en 1302- se terminó 120 años más tarde, coronada con pinacles y gárgolas que representaban figuras humanas.
 
AYUNTAMIENTO DE HUESCA

 
Es un edificio construido en el siglo XVI, sobre el solar del antiguo edificio del concejo municipal. Posteriormente entre los años 1569 y 1571, debido a su lamentable estado se realizó una intervención urgente, llevada a cabo por Miguel Altué. Más tarde, en 1577, el mismo maestro acometió una reforma integral de la casa, dando como resultado el Patio y Salón de Sesiones actuales. Pasados unos cuarenta años se decidió dotar al edificio de una fachada digna de las reformas internas acometidas.
Visitamos el antiguo salón de plenos con techo pintado por León Abadías en 1872, un fresco con figuras geométricas y elementos del escudo de Huesca: el árbol del Sobrarbe, la cruz de Íñigo Arista, la cruz con las cuatro cabezas, el amarillo que indica reino vasallo del Vaticano…
 

 
Luis, nuestro guía, nos explica la historia de los reyes y la leyenda del rey monje (Ramiro II de Aragón) y la campana de Huesca, que pasaremos a ver en el cuadro de José Casado del Alisal, pintado en 1880 y en depósito del Museo del Prado.  El rey mostró a los nobles de su reino las cabezas cortadas, y dispuestas en forma de campana, de los nobles que habían desafiado su autoridad. Una vez ejecutados, las cabezas de los nobles fueron colocadas en forma de círculo y la cabeza del obispo de Huesca, el más señalado de los rebeldes, fue colgada en el centro a modo de badajo de la campana. Posteriormente, el rey dejó entrar a los otros nobles en dicha sala para que contemplaran la campana y escarmentaran. 
 
CDAN. CENTRO DE ARTE Y NATURALEZA/ FUNDACIÓN BEULAS

 
Después de comer en El Trinche, fuimos al CDAN, a ver la exposición Cielos abiertos. Arte y procesos extractivos de la tierra,  30 artistas que presentan instalaciones, cine, video, pintura y dibujo, en torno a secciones temáticas: Historia, Proceso Humano, Minas, canteras y graveras, Reconversión, Materia y un caso de estudio dedicado a las Cuencas Mineras de Teruel (Andorra). 
Esta exposición, enmarcada en el Festival Periferias 20.0 Raíces y cables, intenta ofrecer una mirada poliédrica, diversa, múltiple y, a veces, antagónica en los contenidos de unas obras que reflexionan sobre un periodo de la historia, un modo de producción económico y un sistema de vida social, que toca a su fin con la descarbonización y su sustitución por las energías renovables, la relación entre la naturaleza y la tecnología, la ecología y la ciencia o el pasado y el futuro, la descarbonización unida a justicia social, tienen cabida en esta exposición, que se ha prolongado hasta el día 12 de abril de 2020. 

 
Varias piezas, maquetas, fotografías y documentos de la colección del Museo MWINAS forman parte de esta exposición, en concreto una maqueta de gran tamaño de la Corta Alloza; una maqueta de la estación del ferrocarril minero de Andorra, donada en 2013 por Antonio Meseguer con motivo de la celebración del 60 aniversario de la inauguración del Ferrocarril minero Andorra – Escatrón; una colección de fotografías aéreas, realizadas por Arturo Polo, de las explotaciones a cielo abierto de ENDESA en la Val de Ariño y en Gargallo; varios documentos del Fondo Encaso, principalmente planos del poblado minero de Andorra, y fotografías del fondo CELAN, elementos todos ellos que forman parte de los fondos del MWINAS. Y pudimos comentar la falta de sensibilidad para poder haber preservado el patrimonio industrial y minero, por ejemplo respecto a la mina Oportuna o el poblado minero para el que había planes de restauración interior que no fue aceptado por Endesa ni las autoridades en el momento y que ha hecho que se pierda ese patrimonio, eran instalaciones completas que no se cuidaron. 
 
En la sección de Historia pudimos ver una muestra de Land Art, obras de Andrea Sigman sobre obras en Alemania; en la de Proceso, se analiza el ferrocarril del carbón que facilitaba el movimiento de personas; fotos de arquitectura industrial de Asturias, casi como un inventario… patrimonio en suma que se puede dotar de valor para cuidarlo. En la sección de proceso humano vimos la dignidad por tamaño y pose de unos mineros y unas fotografías de Sudáfrica en los años 60. En Minas y canteras, unas fotografías de Carrara constituyen toda una escultura colectiva; registros de la cantera en un día o perfiles y planos fotográficos pirograbados ; la Amazonía brasileña a mediados de los 80 de Alfredo Jaar (Santiago de Chile) o la Caja de luz de 1985 son algunas de las propuestas. En la sección Mineral se hace la conexión humana con el reino mineral, las catas como si fueran una palea de colores, la belleza, lo estético de lo mineral.
 
Pudimos visitar una serie de propuestas artísticas, como En las minas, de David Goldblatt, fotógrafo sudafricano que publicó un libro en 1973 con la escritora sudafricana premio Nobel Nadine Gordimer. Reflexiona sobre la minería en Sudáfrica; documenta las estructuras y los sistemas de trabajo de las minas de oro y platino, el sistema económico, productivo y social, los sistemas de extracción, trabajadores, directivos, oficinas… Abunda el retrato dignificando la labor del trabajador negro.
 
La plata y la cruz, de Harun Farocki, es un videoensayo realizado a partir del cuadro "Cerro Rico y de la Villa Imperial de Potosí" (1758) del pintor Gaspar Miguel de Berrios, perteneciente al Museo Colonial Charcas de la Universidad San Francisco Javier de Sucre (Bolivia). Se narran en off los detalles de la pintura (la ciudad, la arquitectura, el paisaje, los trabajadores indígenas liberados y esclavizados) y en la otra parte imágenes actuales de Potosí… en la pintura se describe el sistema económico, los procesos extractivos, la estructura de clases, el poder de la iglesia (iglesia, nobles y trabajadores indígenas)… un paradigma sobre la explotación y el genocidio de los conquistadores que en palabras del artista alemán “trajeron la cruz y se llevaron la plata”. A partir de la pintura, el autor desarrolla un discurso en torno al proceso de colonización europea de Latinoamérica y el poder económico obtenido al controlar sus métodos de producción. 
 
Mina, de William Kentridge, en la cámara oscura, nos sorprendió. Nacido en Johannesburgo, (1955) es un creador sudafricano conocido por sus collages, dibujos, grabados, instalaciones y películas animadas. Trabaja sobre temáticas relacionadas con el colonialismo, la segregación y el apartheid. Sus vídeos están ambientados en la época industrial y minera en Johannesburgo, emblema de abuso e injusticia. Construye su obra filmando sus dibujos en cine, borrando, cambiándolos y volviéndolos a filmar, empleando la cámara de cine como si fuera una cámara fotográfica. Mina es una obra de animación inspirada en Soho Eckstein, un magnate promotor e industrial de Johannesburgo. Describe un día en la vida de las minas y se estructura según la oposición entre encima y debajo de la superficie de la tierra, cielo-tierra, una representación  que ejerce el capitalismo en la industria, tanto de la tierra como del cuerpo humano que la trabaja. Memoria, daño ecológico e historia social en Sudáfrica
 
El tráfico de la Tierra es una colaboración entre los fotógrafos Ignacio Acosta y Xavier Ribas y la historiadora del arte Louise Purbrick. Reúne una colección de documentos que reproduce constelaciones históricas de apropiación, acumulación, agotamiento y desplazamiento relacionadas con la minería de salitre y cobre. Documenta el movimiento de la riqueza mineral de Chile y su incorporación en los mercados globales y paisajes europeos. Desierto y ciudad, escombreras y casas de campo, ruina y regeneración, paisaje y archivo, Chile y Gran Bretaña: estos son los polos de un mismo circuito de capital basado en la transformación del salitre y del cobre como materiales industriales. Aborda la desigualdad que provoca en los lugares donde se origina. 

 

Tuvimos tiempo de ver con detalle las aportaciones MWINAS/CELAN. 

 
Insisto: Si queréis ver la exposición, se ha prorrogado hasta el 12 de abril de 2020. Merece la pena el viaje. 
 
Y terminamos nuestro viaje CELAN con muy buenas sensaciones y la percepción de que el día cunde cuando está tan bien organizado. 
Texto: Pilar Sarto. Fotos JAP y Angelines Tomás.
  • Creado el

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

ESTATUTOS

Consulta los estatutos de nuestro Centro de Estudios.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL