Centro de Estudios Locales de Andorra

El último cuento. De abuelos y cunetas.

Es el título del libro que se presentó el día 3 de noviembre en la Casa de Cultura de Andorra. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comunicó a May Borraz Blasco el día 7 de enero de 2021 que los restos exhumados en Andorra en octubre de 2020 correspondían a su abuelo Sebastián Blasco Aznar tras el análisis de ADN realizado en Ponferrada. Se culminó así el trabajo de búsqueda y rehabilitación de su persona, realizado por su nieta con la ARMH, de la que es socia. May escribió un libro que es un diario, en forma de conversación con su abuela, y pudo presentarlo en Andorra, culminando así el proceso que fue explicado detalladamente y con un buen acompañamiento gráfico, realizando un  reconocimiento a todos los hombres y mujeres que lucharon por la defensa de la libertad.
 
Una canción de Pedro Guerra abrió la presentación: “Habrá que contar, desenterrar, emparejar… sacar el hueso al aire puro de vivir, pendiente abrazo, despedida, beso, flor, en el lugar preciso de la cicatriz (…) en el calcio del hueso hay una historia”.
El video de la ARMH, a la que irán los beneficios obtenidos por la venta del libro, narrando la exhumación de los restos de Sebastián, fue una buena síntesis para recordar el proceso seguido hasta llegar a este momento. 
 
 
Antonio Amador, alcalde de Andorra se dirigió a May para pedir disculpas por no haber estado a la altura, considerando que este era un acto para recuperar el tiempo perdido y el libro un vehículo y un alegato para que las cunetas dejen de estar llenas de abuelos en busca de autor. “Tu abuela estaría orgullosa de ti (…) Tu pregunta llegó en el momento oportuno, ha permitido que Sebastián deje de ser un andorrano anónimo”.
 
 
Marc Ripol explicó a continuación el proceso seguido. Presentó a Sebastián, vecino de Andorra, de la calle La Fuente, casado con Manuela, sastre, con tres hijas… “Hoy está aquí Fabiola, la pequeña, la madre de May”. Terminada la guerra murió en extrañas circunstancias y no se sabía dónde estaba enterrado. Hace cinco años May quiso saber qué había pasado y dónde estaba enterrado y recuperar sus restos para que estuvieran al lado de su mujer. 
Los motivos para tomar esta decisión partieron de ver a Ascensión Mendieta, de 88 años, diciendo que quería que sacaran a todos de las fosas y May se dijo “¡Yo también puedo!”. Las declaraciones chulescas de Mariano Rajoy diciendo que había destinado 0 euros en presupuestos para la memoria histórica, los insultos de la derecha… fueron otros motivos que la llevaron a investigar, hablar con la gente del pueblo, consultar archivos, buscar datos, informaciones, contrastar lo recopilado… y enviárselo a la ARMH de la que ya era socia, quien, tras analizar todo el material, le comunica que van a proceder a la exhumación de los restos. May estuvo presente y también colocó junto con su hermana, una bandera republicana en el mas El Pozuelo, donde lo mataron el 17 de abril de 1939 por haberse significado a favor de la República. 
Fueron cuatro días intensos física y emocionalmente. Marc destacó el trabajo desinteresado de los voluntarios de la ARMH que estuvieron en Andorra, considerando que es su deber moral hacer lo que hacen. Han exhumado 160 fosas y sacado a 1500 víctimas de la dictadura.
 
 
Unos vídeos de los voluntarios que exhumaron a Sebastián y otros tres cuerpos, dirigiéndose a la familia Blasco, una de ellas la forense que certificó el ADN de Sebastián, y otro documento en el que un sindicato noruego de electricistas dona 6000 euros a la ARMH que “pagan solo una pequeña parte de nuestra deuda con los republicanos españoles”, hizo poner la carne de gallina a los asistentes a la presentación.
Marc terminó explicando que aunque ahora se han vuelto a asignar presupuestos, la ARMH no acepta subvenciones porque creen que debería ser tarea del Estado. En palabras de Emilio Silva, su presidente: “En un estado democrático, los derechos humanos no se subvencionan, se garantizan”.
 
 
May se dirigió a los asistentes: “Es un acto muy emotivo para mí. Estáis muchos de los que aparecéis en el libro, gracias a vosotros he aprendido a amar a Andorra y a sus gentes”. Leyó los agradecimientos que por ser muchos no pudieron constar en el libro.
Hizo especial referencia a las abuelas, víctimas indirectas, viudas e hijas, por ser mujeres en una sociedad patriarcal, humilladas y aplastadas y se centró en su abuela Manuela, nacida en 1902, con la que convivió de pequeña: “Irradiaba amor hacia afuera y dolor hacia adentro (…) esa pena se alimentaba de la trágica muerte de su marido”. Su hija mayor, que tenía 13 años cuando asesinaron a su padre, intentó recuperarlo y no pudo. May, hija de Fabiola, lo logró y el libro es reflejo de todo lo vivido. Valoró a la ARMH por su trabajo, su amor a la verdad y la justicia, lo que hace creer en el amor a la humanidad. 
 
Agradeció a todos los que le ayudaron, a quienes partiendo en un principio del miedo y el reparo, abrieron sus casas, corazones y cabezas, que contaron historias de generosidad y solidaridad además de las cosas tristes. “Hablando se ayuda a cerrar heridas; la capa de amargura, al salir a la luz, desaparece. La primera generación calló por miedo, alimentó la culpa de la segunda y la rabia de la tercera”.
 
 
Terminó su intervención hablando de la Ley de Memoria Democrática. Para May se queda corta, pese a todo, le encantaría que fuese apoyada por todos los partidos, ya que se trata de Derechos Humanos. Se trata de asumir el pasado vergonzoso y aprender de los errores para no repetirlos. Por último consideró que tendría que intervenir el Estado, ya que las fosas están documentadas. “No podemos devolver la vida, pero a sus familiares podemos devolverles la verdad y la esperanza en la justicia”.
 
La canción Los Olvidados, interpretada por Pedro Pastor y Los Locos Descalzos, fue el acompañamiento musical final. La autora firmó libros a los que adquirieron el libro, algunos de los cuales le manifestaban su relación familiar y la felicitaban por el libro y el contenido del mismo, reflejo de estos cinco años vividos. 
 
 
 
Texto Pilar Sarto
Fotos Rosa Pérez
  • Creado el

Qué es el CELAN

EL CELAN (Centro de Estudios Locales de Andorra) tiene como objetivo la investigación y estudio de los diferentes aspectos de la realidad cultural de Andorra y su ámbito comarcal, así como la defensa del Patrimonio Artístico e Histórico.

Junta directiva

La actual organización del CELAN fue aprobada en la Asamblea General de Socios de febrero de 2001. Los órganos directivos -como las de cualquier organización- son la Asamblea General de Socios y la Junta Directiva.

CONTACTO

C/ Escuelas, nº 12
(Edificio Abellán)
44500 ANDORRA (TERUEL)

Historia del CELAN

El Centro de Estudios Locales de Andorra (CELAN) comenzó su andadura en la primavera de 1999. Sus miembros fundadores proceden básicamente del Departamento de Geografía, Historia y Ciencias Sociales del I.E.S “Pablo Serrano” de Andorra y de la Universidad Popular de Andorra.

ESTATUTOS

Actas de las asambleas de socios

NUESTROS COLABORADORES Y AMIGOS

© Centro de Estudios Locales de Andorra - Diseño y desarrollo Siba Informática SL